Mascarilla Coreana FPP2

 

 

 

Si hay un accesorio que hemos interiorizado como parte de nuestra vida diaria en todos estos meses de pandemia es, sin duda, la mascarilla. Es obligatoria en muchos lugares del planeta, sobre todo en numerosos países europeos y en España nos la ponemos en (casi) cualquier situación social, ya sea en entornos cerrados o en espacios abiertos. Sin embargo, su uso continuado y prolongado nos lleva a una serie de preguntas inevitables que todos nos hemos hecho: ¿La mascarilla que utilizamos es la más adecuada para nuestros intereses?

¿También para todos los miembros de la familia? 

¿Protege de forma adecuada las partes sensibles de la cara?

¿Es poco ergonómica?

¿Provoca algún tipo de alergia o irritación?

¿Favorece la transpiración?

El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias. Estas gotitas viajan por el aire al toser, estornudar, hablar, gritar o cantar. Estas gotitas también pueden entrar en la boca o nariz de las personas que lo rodean, quienes también podrían inhalarlas al respirar. Las mascarillas son una barrera simple para ayudar a evitar que sus gotitas respiratorias lleguen a otras personas. Hay estudios que demuestran que las mascarillas reducen la dispersión de las gotitas cuando cubren la zona de la nariz y la boca.

Debería usar mascarilla, incluso si no se siente enfermo. Esto se debe a que múltiples estudios han demostrado que las personas con COVID-19 que nunca presentan síntomas (asintomáticas) y aquellas que aún no presentan síntomas (pre sintomáticas) también pueden propagar el virus a otras personas. El uso de mascarilla ayuda a proteger a quienes lo rodean en caso de que usted esté infectado pero no presente síntomas.

Hay muchas recomendaciones sobre lo que no hay que hacer con las
mascarillas, según consejos aportados por la OMS:

1. Colocar la mascarilla con un previo lavado de manos, asegurando que
cubre la boca y nariz, y se ajusta, para que no queden huecos entre la cara
y mascarilla.
2. Evitar tocar la mascarilla cuando está colocada. Si hay que hacerlo,
se realiza lavado de manos previo.
3. Retirar la mascarilla por detrás, no tocar la parte delantera.
4. Después de retirarla o al tocar una mascarilla usada sin querer,
lavarse las manos.
5. Cambiar la mascarilla cuando esté húmeda.
6. No volver a usar mascarillas no reutilizables y desecharlas.

Hay muchos tipos de mascarillas,quirúrgicas (sobre todo para uso sanitario), de protección ( protegen de la inhalación a la persona que la lleva puesta de partículas peligrosas, tales como agentes patógenos, agentes químico), FFP1, FFP2, FFP3, de tela, entre otras. Desde Farmacia Frías destacamos la mascarilla Mediana Coreana FPP2

Lo primero que llama la atención de esta mascarilla es su forma curva, lo que permite una respiración cómoda e higiénica. Sin agarre es a las orejas mediante una goma y se caracteriza por tener una estructura en pico y sobre ella una banda en horizontal, que hace el mejor el ajuste y la filtración. Esta mascarilla protectora cuenta con cuatro capas y con un clip nasal metálico para ajustarlo mejor.

Usar mascarilla es obligatorio e imprescindible para evitar contagiarse y contagiar pero hay otras muchas recomendaciones como, lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o un desinfectante de manos a base de alcohol, mantener una distancia de seguridad de 2 metros con cualquier persona, cuando se tose o estornuda, cubrirse la nariz y la boca con el codo flexionado o con un pañuelo. Toma las precauciones adecuadas e infórmate bien para protegerte y cuidar de quienes te rodean.

Sigue las recomendaciones de los organismos de salud pública de tu zona.

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes