¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una preocupación estética muy generalizada en las mujeres, ya que la figura resultante  de quien la padece difiere en gran medida de los cánones sociales de belleza. A quien la sufre le atribuimos en consecuencia una baja autoestima. En la actualidad es una de las principales obsesiones femeninas dado que la mayoría de las mujeres suelen padecerla a partir de la adolescencia.

Pero la celulitis no es solamente un problema estético, sino que se trata de una enfermedad metabólica caracterizada por una alteración de las células del tejido adiposo (adipocitos), las que, al no producirse en ellas el drenaje adecuado, se inflaman, aumentan de tamaño y adquieren más rigidez de lo normal, causando por compresión un problema circulatorio y linfático. Constituye una dolencia muy habitual entre las mujeres, llegando a padecerla un 80% en mayor o menor grado.

En realidad lo de menos son las repercusiones estéticas, ya que es una patología que encierra la punta del iceberg de una serie de factores, que hablan de una paciente que el día de mañana podrá padecer determinados trastornos.

Entre las causas de la enfermedad, encontramos:

  • Hormonales, dados en momentos determinados de la vida de la mujer, como pueden ser el embarazo o la pubertad. La ingestión de productos con contenido hormonal, como los estrógenos de las píldoras anticonceptivas, pueden llevar a desencadenarla o empeorarla.
  • Herencia. Tienen una predisposición natural a padecer esta enfermedad aquellas personas cuyos ascendientes la sufrieron.
  • Falta de ejercicio ya que este, además de eliminar grasa, es una buena manera de activar la circulación y conseguir mejorar el metabolismo de las grasas.
  • El estrés. La tensión acumulada en el cuerpo puede producir una falta de calidad en la circulación periférica con la consiguiente perdida de riego sanguíneo que impide la eliminación de los materiales de deshecho.
  • Alimentación. Una alimentación inadecuada, demasiado rica en calorías, conlleva la aparición de la obesidad, con la consiguiente acumulación de tejido adiposo que favorece el empeoramiento de la celulitis.

Para detectar esta patología, basta con atender a tres grupos síntomáticos. El proceso celulítico puede
ser corporalmente generalizado o, lo que es mucho más frecuente, ubicarse en zonas determinadas. Los casos generalizados son patrimonio casi exclusivo de mujeres que padecen de obesidad:

  • Sensación de pesadez en las piernas por estancamiento de los líquidos, hormigueo. Acumulación de material de desecho en las células o simplemente asintomático (Celulitis edematosa)
  • Formación de los nódulos, persistencia de las marcas de presión de los dedos sobre la zona afectada. Incapacidad de deslizamiento suave de los dedos sobre la zona enferma. (Celulitis fibrosa)
  • Aparición, generalmente en la parte lateral de los muslos y en las mismas nalgas, de unos abultamientos irregulares de la piel (Lo que se conoce como piel de naranja). (Celulitis esclerótica)

 

Para tratar la celulitis de forma eficaz, en Farmacia Frías ofrecemos una amplia gama de productos anticelulíticos tanto para hombre como para mujer, la mayoría de ellos con importantes descuentos en precio.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay todavía comentarios

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes