¡Protégete de las quemaduras del sol!

Una quemadura solar es un daño en la piel causado por los rayos ultravioleta emitidos por el sol

 

La mayoría de las quemaduras solares producen enrojecimiento y dolor leve, pero afectan sólo la capa externa de la piel (quemaduras de primer grado). La piel enrojecida podría doler al tocarla.

La piel enrojecida y dolorosa que se hincha y se ampolla podría significar que se han dañado capas profundas de la piel y terminaciones nerviosas (quemadura de segundo grado).

La exposición al sol sin una protección adecuada puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel, entre otros problemas de salud. Además, hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo tiene memoria y, por tanto, es muy importante protegernos del sol ya desde la infancia para evitar futuros problemas. Os dejamos una serie de conejos para proteger  a nuestros hijos del sol:

1.      El agua, la hierba, la arena y la nieve reflejan los rayos solares, aumentando los efectos de las radiaciones sobre la piel, por lo que hay que utilizar fotoprotectores más altos.

2.      No exponer nunca al sol a niños menores de 3 años.

3.      Protegerles siempre con ropa, gorra, gafas y protectores solares de altos índices, especiales para niños y resistentes al agua.

4.      Utilizar fotoprotectores incluso en la sombra, los días nublados y en todas las actividades al aire libre.

5.      Evitar que estén al aire libre entre las 12 y las 16 horas.

6.      Procurar que beban agua con frecuencia.

7.      Nunca exponerlos a lámparas UVA.

8.      Ante cualquier reacción al sol, consultar con el pediatra.

9.      Aplicar el fotoprotector en cantidad generosa, de forma uniforme, sobre la piel seca, media hora antes de la exposición al sol y a las 2 horas después de cada baño.

10.    Los labios también son sensibles al sol y hay que protegerlos con un cacao especial.

 

, , ,

No hay todavía comentarios

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes