Parches térmicos Thermacare proporcionan calor terapéutico durante 8 horas

Esta semana os traemos una novedad muy sonada en televisión: los parches térmicos Thermacare. 

En nuestro perfil de Facebook comentábamos la noticia de lo común de las lesiones en los deportes de invierno (4 lesiones por cada 1000 esquiadores). Cuando es tarde para prevenir y toca curar, agradeceremos estos parches térmicos que actúan directamente sobre la zona dolorida y alivian el dolor de forma totalmente natural ya que no contiene medicamentos y por tanto no produce efectos secundarios.

Los parches térmicos terapéuticos Thermacare son eficaces contra el dolor, fáciles de usar, cómodos, discretos, finos e inoloros, y provocan una profunda relajación muscular. Su empleo es tanto para el dolor de cuello, hombros y muñecas como para el dolor de la zona lumbar y cadera. Alivian el dolor muscular y articular producido por sobrecargas, distensiones, esguinces y artritis.

Son parches fabricados con materiales suaves y cómodos con células térmicas que proporcionan un calor terapéutico prolongado y constante durante 8 horas. Son eficaces contra el dolor, ya que su calor prolongado y constante aumenta la circulación de la sangre en los tejidos, produciendo un alivio del dolor y relajando los músculos. Su utilización también se recomienda en caso de cansancio, o tensión muscular.

ThermaCare Parches Térmicos Terapéuticos Zona Cuello Hombros y Muñecas, 2Ud

Los parches ThermaCare son tan delgados que pueden llevarse discretamente debajo de la ropa, permitiéndole moverse con libertad.

Están activados por aire y contienen ingredientes naturales generadores de calor (hierro, carbón, sal de mesa y agua) que se calientan al contacto con el oxígeno del aire. Al abrir el envase de ThermaCare, el parche comienza a calentarse de inmediato y alcanza su temperatura terapéutica en 30 minutos aproximadamente.

Cuando se utiliza durante 8 horas, el calor constante de baja intensidad de ThermaCare proporciona hasta 24 horas de alivio del dolor.

Deja una respuesta