Consume isoflavonas de soja en la menopausia y siéntete mejor

Hace unas semanas tratamos el tema de la menopausia en nuestro blog y hoy, de nuevo, queremos hablar sobre él.

Es una época más en la vida de una mujer y no por ello debe ser peor. Pero sí quizá, para hacerla más llevadera, te queremos contar que consumiendo extractos naturales de isoflavonas de la soja, conseguirás aliviar algunos de sus síntomas.

Sobre todo es apto para mujeres que no desean, no pueden o deciden abandonar la terapia hormonal (medicamentos para “reemplazar” las hormonas, estrógenos y progestágenos, que los ovarios han dejado de producir en la menopausia).

Queremos contarte, por si lo desconoces, que existen diferentes tipos de isoflavonas y que, de entre ellas, la genisteína es la de mayor potencia estrogénica.

Debido a sus efectos biológicos, aportará mayores beneficios a tu salud.

Las isoflavonas de soja, si se toman en dosis adecuadas (entre 50 y 80 mg /día) y son administradas en un contenido exacto y constante, principalmente de genisteína, tienen un efecto positivo sobre la frecuencia e intensidad de los sofocos y de otros síntomas de la menopausia.

Su efecto es menor al de la terapia hormonal y por ello se recomiendan principalmente a mujeres con síntomas de intensidad leve-moderada.

Intenta buscar en tu supermercado productos que las contengan e infórmate de cuáles son más aptos además para, junto a una dieta equilibrada, poder mantener la línea y sentirte más guapa.

Si se toma durante periodos de tiempo largos, puede ayudar al control de los niveles de colesterol en sangre y a mantener la masa mineral de los huesos. De esta manera, se pueden reducir los riesgos de padecer patologías cardiovasculares y de osteoporosis.

Al ser componentes naturales, si se toman en las dosis recomendadas, son productos bien tolerados y seguros. No se han descrito efectos secundarios relevantes.

Ahora, por último, te queremos aconsejar para que las isoflavonas que consumas tengan un mayor efecto:

1) Debes elegir un producto con la dosis elevada y garantizada de genisteína.

2) Espera un cierto periodo de tiempo (de 1 a 3 meses, en función de la intensidad de los síntomas) antes de pensar en fracaso terapéutico del método.

3) Tómalo preferentemente con las comidas para favorecer la actividad de las bacterias intestinales que transforman las isoflavonas a sus formas activas. Para aumentar dicha actividad bacteriana se recomienda una dieta equilibrada, rica en fibra, y pobre en grasas saturadas.

4) Mejora la flora intestinal mediante la administración de productos pre y prebióticos. Un ejemplo es el yogurt.

, , , , , , , , , , ,

No hay todavía comentarios

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes